Cuidar al corazon

Cuidar al corazon

La alimentación rica en grasa es uno de los principales enemigos del corazón. También lo son el sedentarismo, el tabaco, los alimentos ricos en azúcares y no practicar ejercicio regularmente.

Para una vida saludable hace falta la ingesta de alimentos bajos en grasa saturada, azúcares y sal para la buena circulación de la sangre. Incluir frutas y verduras en la dieta es todo un acierto para los que quieren vivir más y mejor. Evitar el tabaco, responsable en gran medida del taponamiento de las arterias. Dormir bien y tomar mucho agua, que ambas cosas son buenas para purificar nuestro organismo y revitalizan la piel, tornándola más luminosa y elástica, y consecuentemente más joven.

El ejercicio físico es imprescindible para fortalecer el corazón y mejorar la circulación sanguínea. Además, las personas sedentarias tienen dos veces más probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas. Lo mejor es que nunca es tarde para empezar.