La alimentación y la lucha contra el cáncer

La alimentación y la lucha contra el cáncer

Un buen nutricionista sabe que la alimentación es una de las principales fuentes de energía, vitaminas y salud de nuestra vida. Seminarios, literatura especializada, hacer periódicamente un curso nutricion geriatrica, todo es importante a la hora de mantenerse al día, mejorar su cualificación y conocimientos en un sector que puede lograr pequeños o grandes milagros para personas con alguna patología.

La alimentación no sólo nos aporta los nutrientes que necesitamos, sino que puede ser la base de tratamientos preventivos o complementares en la cura de muchas enfermedades, como el cáncer.

De hecho, muchos estudios indican resultados esperanzadores en el tratamiento del cáncer a base de frutas como la papaya. El extracto de las hojas de la papaya es un potente inhibidor de varios tipos de cáncer, según investigaciones llevadas a cabo a principios de este año por científicos estadounidenses. Además, la ingesta de alimentos crudos, como el nabo y la zanahoria –de 100 a 150g diarios–, contienen materiales activos anticancerígenos y antivirales, que pueden estimular la producción de interferón en la célula.

Las terapias alternativas, en conjunto con la medicina tradicional, presentan muy buenos resultados y ha logrado mejoras sorprendentes y, a la vez, esperanzadoras para muchos pacientes.