El pilates en el embarazo

El pilates en el embarazo

La práctica de Pilates en el embarazo es un ejercicio que por sus características se puede realizar generalmente sin contraindicación alguna y bajo cualquier circunstancia, por lo que ejercitarlo durante el embarazo es ampliamente recomendable ya que tonifica y ejercita los músculos con poco esfuerzo físico, y por tanto sin riesgos. Los médicos recomiendan hacer Pilates durante el embarazo ya que ayuda a mejorar la postura física de las futuras mamás, evitando posibles dolores de espalda que comúnmente se dan en las embarazadas, mejorando la circulación y manteniéndolas además más relajadas y de mejor ánimo. Los resultados se alcanzan en forma casi inmediata. La práctica de este ejercicio favorece al movimiento de los músculos del abdomen y la pelvis, sectores del cuerpo que son justamente los que tienden a debilitarse en las mujeres durante los meses del embarazo.

El Pilates tiene un sinfín de ventajas sobre otro tipo de ejercicios por sus posibilidades de poder efectuarse en cualquier lugar físico; tranquilamente se puede practicar en la propia casa sin necesidad de adaptar un espacio para la ocasión. Las futuras madres que ejercitan Pilates se ven reconfortadas, realizando un esfuerzo en forma relajado donde se disfrutan los movimientos consiguiendo un equilibrio entre la mente y el cuerpo, y adquiriendo buenas técnicas de respiración que son muy beneficiosas para ella y el futuro bebé. Está científicamente demostrado que aquellas mujeres que realizan ejercicios durante el embarazo, minimizan los riesgos de sufrir hipertensión, lumbagos, infecciones urinarias y varices.

Beneficios del Pilates durante el parto y luego de dar a luz Profesionales especializados en trabajos con mujeres embarazadas destacan la importancia del Pilates en el embarazo, pero también hacen hincapié en las ventajas que trae para los trabajos de parto, así como también los frutos de practicarlo luego que nace el bebé, ya que ayuda a las madres a recuperarse más rápidamente. Durante el parto las mujeres trabajan muchísimo los músculos que se ejercitan con el Pilates, lo que favorece y facilita la tarea de la madre y de los médicos. Luego del embarazo las mujeres experimentan nuevamente cambios físicos y psicológicos, por lo que la práctica de esta actividad es perfecta para la recuperación. Los resultados de la práctica de Pilates se ven claramente luego del parto, donde la mujer se recupera mucho más rápidamente, fortaleciendo la zona abdominal y reduciendo los síntomas de incontinencia.